LAVADO OCULAR

Los párpados se cierran con rapidez como reacción refleja para proteger al ojo ante cualquier daño; pero los productos químicos irritantes o nocivos alcanzan la superficie ocular, originando quemaduras. Las quemaduras por sustancias alcalinas tienden a ser más graves que las quemaduras por sustancias ácidas. Las sustancias alcalinas incluyen sosa cáustica conocido más comúnmente en productos de cal, hormigón, yeso y mortero, limpiadores de horno y desatascadores, detergente para lavavajillas y fertilizantes. Las quemaduras pueden producirse por líquidos que salpican o, de manera menos frecuente, por material en polvo que, disuelto en el aire, alcanza los ojos.

Las quemaduras químicas graves pueden como consecuencia una lesión cicatricial severa en la cornea y en los parpados, perforación del ojo e infección.

Las quemaduras oculares son muy dolorosas. Debido a que el dolor es tan grande, la persona afectada tiende a mantener los párpados cerrados. Los párpados cerrados mantienen la sustancia contra el ojo durante un tiempo prolongado, lo que puede agravar el daño.



Por esta razones debemos cerciorarnos que el líquido o el material causal, este el menor tiempo posible en la superficie ocular , para que cause el menor daño posible. Por esto el tratamiento inicial y el mas importante es:

AGENDAR CITA